martes, 28 de octubre de 2014

BIZCOCHO DE COLA CAO


Esta receta de bizcocho es de lo más fácil que te puedes encontrar en un libro de repostería y el resultado es más que aceptable. En mi opinión es perfecto, pero yo reconozco que no soy objetivo porque no me gustan nada los bizcochos en los que se mastica el chocolate. 

En la receta original, que encontré en un librito de Samantha Vallejo-Nágera, es incluso todo más simple porque no utilizaba medidas exactas. Para la harina y el azúcar vaso y medio, para el Cola Cao un vaso y para la leche y el aceite medio vaso. Pero como en esto de la repostería hay que ser un poco más preciso, he preferido dar cantidades exactas para que no aparezcan las dudas típicas sobre el volumen del vaso a utilizar. Porque si te equivocas de vaso arruinarías  completamente el resultado. 

Os animo a todos  a probar esta receta de bizcocho que destaca por su sencillez, esponjosidad del bizcocho y su sabor justo a chocolate. 

Y aunque también podríais utilizar un molde normal de unos 22 cm de diámetro, si seguís mi recomendación y utilizáis un molde tipo corona o bundt tendréis un resultado perfecto, sin las sorpresas que a veces nos encontramos cuando un bizcocho se hunde por el centro.




domingo, 26 de octubre de 2014

HELADO DE CHICLE

Tras algunos meses sin hacer acto de presencia, retomo mis actividades blogueras  
con una recetilla de helado fácil y resultona.

Muchos diréis que no estamos para helados, que lo que ya toca son recetas más contundentes para los tiempos invernales. Pero con este tiempo tan bueno que estamos disfrutando durante este “veranillo del membrillo”, a muchos les apetecerá sofocar estos calores otoñales con un rico helado.

De todos los helados que hago este es el que más le gusta a mi hija Marina, que es muy chiclera ella. Pero como nunca llueve a gusto de todos, Jorge y Álvaro prefieren el de vainilla con galletas Oreo, que tengo pendiente de publicar.

Si te gusta el sabor a chicle de toda la vida y estás un poco sofocado por estos calores otoñales, date un gustazo y ponte manos a la obra.

miércoles, 30 de julio de 2014

HELADO DE TURRÓN

Aprovechando mi super heladera ya he probado diferentes recetas que poco a poco iré
incluyendo en el blog. Algunas creo que necesitan algo de I+D, como el helado de lima que me quedó entre polo y helado. Otras como el helado de galletas Oreo, que obtuve por casualidad a partir de un helado de vainilla con galletas Oreo, merece ser compartida con todos vosotros porque gustó mucho en casa.

Pero la que hoy toca es una receta de helado de turrón que sale muy rico. El principal problema que te encontrarás en pleno mes de julio  es conseguir turrón de Jijona (del blando). Si no tienes alguna tableta de las que siempre sobran en Navidad, es realmente una tarea ardua eso de conseguir turrón en pleno verano. En mi caso normalmente siempre me quedan tabletas de turrón, pero este año la última que tenía sin abrir se la di a mi padre, que se pirra por el turrón.

Y cuando ya creía que no podría preparar este delicioso helado hasta que empezasen las fiestas navideñas, aparece Silvia, una de las jovencitas del trabajo, con dos tabletas compradas en Alcampo. La verdad es que me estoy pensando muy seriamente adoptarla como un miembro más de la familia para que no eche tanto de menos a su familia que dejó en Fabero (León).


miércoles, 9 de julio de 2014

HELADO DE DULCE DE LECHE

La  llegada de los calores estivales junto con la compra de una pequeña heladera son dos
razones más que suficientes para introducirse en este mundo tan particular de los helados caseros.

Tras varias lecturas e investigaciones por la web, aprendí que para obtener helados cremosos y evitar la odiosa cristalización, que puede arruinarte un buen helado, es recomendable utilizar ingredientes que ayuden a reducir la temperatura de congelación. Es por ello que muchas recetas de helados utilizan como ingredientes azúcar invertido, miel  o dextrosa. También la grasa contribuye a reducir la temperatura de congelación y es por ello que no resulta extraño utilizar nata líquida con un 35.1% de materia grasa o quesos cremosos grasos en la elaboración de un rico helado. ¡Y no nos olvidemos del alcohol! porque añadir un toque de licor a nuestra mezcla no sólo nos aporta sabor, además ayuda a que no aparezcan las indeseadas cristalizaciones.

Y si te compras una heladera no seas cutre y gástate el dinerito, ¡no te vayas a la más barata!. Te lo digo por experiencia, yo me compré una ganga y en la mayoría de mis intentos no conseguí terminar de mantecar el helado correctamente.  Y sin embargo con la que me ha regalado mi suegra, que es mucho mejor que la que yo me compré, he obtenido resultados más que satisfactorios desde el primer momento.

La receta que hoy os presento es una variación de un helado de dulce de leche que aparece en Las recetas de mamá .

domingo, 20 de abril de 2014

MONA DE PASCUA

Durante Semana Santa, dependiendo del
lugar de España donde te encuentres, puedes degustar infinidad de dulces típicos de estas fechas tan señaladas. Y uno de los más típicos de la zona donde paso unos días de descanso y recogimiento es la mona de Pascua.

Sobre la mona de Pascua existen muchas variantes, algunas muy sofisticadas hechas por grandes reposteros. Pero yo, que soy un poco carca, prefiero las tradicionales con huevo duro.

Y esta es mi receta tradicional de la mona de Pascua que siempre he comido en Gandía.
Acompañada de un buen café con leche es para mi gusto una delicia. 

Espero que os guste.

lunes, 31 de marzo de 2014

CORONA DE ÁNGEL DE LIMÓN (LEMON ANGEL FOOD CAKE)

Hacía tiempo que había oído hablar de la esponjosidad de este tipo de bizcocho que sólo usa
claras de huevo y por si fuera poco, Marta, una compañera del trabajo, me había contado maravillas de este bizcocho que una vecina suya le había dado a probar. 

Animado por las buenas referencias de Marta y ayudado por las explicaciones detalladas que Bea Roque muestra en su libro (El rincón de Bea), decidí comprarme el molde correspondiente (si, un molde más) y encargar a mi amiga Marisol que me comprara el cremor tártaro en La Tienda Americana.

Porque aparte de sus trucos, que los tiene, antes de empezar a pensar en ponerte manos a la obra es necesario tener el molde de “angel food cake” y el cremor tártaro (que se usa para estabilizar las claras montadas). 

Pero he de deciros que mis luchas fueron continuas hasta conseguir una corona de angel decente y que en casa estaban ya un poco hartos de mis fracasos porque no era un bizcocho que les convenciera del todo. Es más, tengo que reconocer que no conseguí una corona de angel como Dios manda hasta que apliqué la receta y los consejos que encontré en el blog “the joy of the baking”. Y como en la receta del blog utilizan extracto de vainilla y de almendra, y yo soy más de sabores cítricos, lo adapté un poco a mis gustos y así salió esta corona de ángel de limón que me recuerda mucho a las nubes (marsmallow) con sabor a limón. 

Aprovecho la oportunidad para recomendaros que merece la pena echar un vistazo a “the joy of baking” y sus maravillosos videos auto-explicativos. Mi última recomendación es que si quieres tener éxito en esta empresa tienes que asegurarte todos los ingredientes, incluido el molde, y por supuesto leerte con calma todos los consejos que te pongo al final de la receta. De esta manera creo que podrás ahorrarte todos los sufrimientos por los yo he pasado para alcanzar el éxito en este empresa. 

martes, 28 de enero de 2014

BIZCOCHO DE NARANJA (ORANGE BUNDT CAKE)

Pasadas las fiestas navideñas retomo las actividades del blog con una receta que se   
podría interpretar como una repetición del bizcocho de naranja que ya hace tiempo que os presenté.

Y es que el sabor intenso a naranja es la característica principal de las dos recetas, aunque sí es verdad que hay cambios importantes, como el uso de mantequilla en vez de aceite y el cambio de yogurt por buttermilk y por supuesto las proporciones de sólidos que varían.


Sin embargo, no es en el sabor donde se apreciarán más las diferencias. Los cambios más significativos respecto al bizcocho de naranja están en su textura y presentación. Y aunque en el tema de la textura podría haber discrepancias respecto a con cuál me quedo, en el tema de la presentación no cabe ninguna duda de que el “bundt cake” gana por goleada.

En mi vida reposteril hay un antes y un después desde que el pasado 6 de enero los Reyes Magos me dejaron en casa de mis suegros el molde Jubilee de Nordic Ware. Nunca antes había tenido un molde de Nordic Ware y pensaba que las alabanzas que de ellos se decían eran exageradas, pero tras probarlos he de reconocer que son unos moldes excepcionales. De esos que si cuidas un poco son para toda la vida y que a pesar de sus diseños complicados se desmoldan con una facilidad pasmosa. 

¡ Vamos que valen hasta el último euro que pagas por ellos ! Y yo ya estoy nervioso porque mi cumpleaños se acerca y no se cuál será el siguiente que caiga. Quizás esta vez podría ser el clásico…